El rostro como dispositivo De la antropometría a la imagen biométrica.

Marina Gutiérrez De Angelis

Resumen

Al rostro lo ligamos de un modo demasiado natural y familiar con las expresiones de nuestro yo y el de los otros. Pero como señala David Le Breton, las personas no han contemplado su rostro desde siempre ni bajo las mismas condiciones o los mismos temores. Como creación cultural, el rostro tiene una larga historia. Es un espacio ambiguo, anamórfico. Nuestra relación con el rostro es a través de sus imágenes. Espejos, reflejos, fotografías, visones. El sentimiento acerca del rostro merece una genealogía, una cuidada atención puesto que ese sentimiento es producto de una construcción cultural por la cual, a partir de la modernidad, se determina el estatus social otorgado a la persona. El rostro se ofrece por la imagen, nunca es completo sino fragmentario, ambivalente. Diversos medios de la imagen se obstinaron en hacerlos visibles, reconocibles o explorables. La antropometría estableció una nueva relación entre el rostro y el Yo, una nueva medida de lo humano. La fotografía permitió explorar, medir y clasificar las imágenes del rostro y del ser humano. Pero las imágenes de rostros que abordaremos en este artículo son imágenes producidas por técnicas de reconstrucción y reconocimiento facial basadas en datos biométricos y genéticos. Responden a los condicionamientos de un dispositivo de la mirada que captura y determina conductas y discursos. Determinados dispositivos se han impuesto como articulaciones óptico espaciales, pero también epistémicas, políticas e ideológicas, capaces de asumir una concepción específica de la visión y de la posición del sujeto frente al mundo. Si la historia del retrato “da imagen”- en el sentido de Mitchell-  a la historia del desarrollo del proceso de individuación del yo, la biometría genética lo disuelve por completo puesto que no es una medida de lo humano sino su negación.

Palabras clave: cultura visual, imagen biométrica, vigilancia, rostro.

Texto completo


También te podría gustar...